Saltar a página de contenido

¿Por qué tenemos reflujo en las noches?

Durante la digestión, el estómago segrega algunas sustancias para facilitar la descomposición de los alimentos ingeridos. En condiciones normales, el esfínter esofágico inferior, un anillo muscular situado en la porción del esófago que se une con el estómago, impide el paso del contenido estomacal hacia el esófago. Sin embargo, cuando este esfínter no cierra adecuadamente o se relaja demasiado, el ácido escapa y vuelve al esófago. Cuando esto ocurre, pueden aparecer los síntomas del reflujo tales como (1):  

  • Sensación de ardor en el pecho que puede subir hasta la garganta.
  • Subida del contenido estomacal hacia el esófago, también conocida como regurgitación, lo que puede causar un sabor agrio en la garganta y la boca.

Muchas personas refieren que este tipo de molestias suelen aparecer en las últimas horas del día. Pero ¿por qué tenemos reflujo por la noche? Algunos de los factores que aumentan la posibilidad de que las molestias aparezcan en este momento son: (2) (3) (5)

  • Cenar de forma abundante.
  • Comer alimentos que favorecen la aparición de reflujo como comida rica en grasa o frituras, frutas o vegetales ácidos o ingredientes como el tomate, el chocolate, el ajo, la cebolla o la menta.
  • Beber alcohol o bebidas con cafeína, como los refrescos o el café.
  • Cenar y acostarse al poco tiempo, pues la posición horizontal cuando tenemos el estómago lleno puede facilitar la subida del ácido estomacal hacia el esófago.

La combinación de una cena abundante y alimentos irritantes con la posición que se adopta al dormir aumenta la posibilidad de sufrir reflujo gastroesofágico nocturno, por esa razón muchas personas manifiestan molestias durante este período del día. Además, hay otros factores que pueden favorecer la aparición de reflujo gastroesofágico, como el sobrepeso, el embarazo, sufrir de una hernia de hiato o la ingesta de algunos medicamentos. (2)

Consejos para combatir el reflujo en las noches

Si sueles sufrir esta molestia nocturna, es aconsejable seguir una serie de consejos para prevenir el reflujo en las noches y garantizar un buen descanso: (2) (3)

  • Evita cenar justo antes de irte a dormir. Es aconsejable cenar 2 o 3 horas antes de acostarse y mantener una posición erguida tras las comidas para facilitar la digestión, por ello, evita acostarte mientras tu estómago se encuentra digiriendo la comida. La misma recomendación aplica en el caso de la siesta. De esa forma, dificultas que el ácido estomacal pueda subir hacia el esófago.
  • Cuida lo que cenas. Evita los alimentos grasos, el alcohol, la cafeína, los alimentos cítricos (5) o los ingredientes que favorecen la aparición de reflujo en las noches y opta por alternativas ligeras que favorezcan la buena digestión y el correcto descanso.
  • Vigila las raciones. Las cenas abundantes son uno de los principales detonantes del reflujo gástrico en las noches, por ello es conveniente cuidar las raciones que ingerimos a última hora del día. Si tienes que hacer una comida abundante, mejor hacerlo al medio día.
  • Eleva la cabecera de la cama para reducir el riesgo de reflujo. Si sufres con cierta frecuencia de esta molestia en las noches, elevar el cabecero de la cama 10 centímetros es una buena opción pues en esta postura es más difícil que los ácidos estomacales suban hacia el esófago. También puedes dormir con varias almohadas antes de forma que parte de tu torso esté más elevado que el resto del cuerpo. (5)
  • Evita el uso de ropa ajustada en la cintura para dormir. Es conveniente utilizar ropa suelta y cómoda para no presionar el estómago, algo que podría agravar los síntomas del reflujo gastroesofágico. (5)
  • Duerme sobre el lado izquierdo. De esta forma, se favorece que el esfínter esofágico inferior se mantenga sellado, reduciendo la posibilidad de que los ácidos estomacales suban hacia el esófago. (4)
  • Cuida tu bienestar mental y emocional. El estrés puede agravar el reflujo y favorecer su aparición (5), por eso es recomendable controlar la tensión y realizar actividades que nos ayuden sa desestresarnos, como practicar ejercicio o tener algún hobbie.
  • Especial atención si padeces obesidad o hernia de hiato. Estos factores pueden incrementar aún más la posibilidad de sufrir de reflujo, por ello conviene prestar especial atención a las recomendaciones anteriores si estás por encima de tu peso recomendado o padeces de hernia hiatal. Las mujeres embarazadas también son más propensas a sufrir de reflujo, por lo que es conveniente que pongan también en práctica estos consejos.

¿Qué tomar para aliviar el reflujo en las noches?

En farmacias podrás encontrar diversos medicamentos sin receta para aliviar esta molestia, como Gaviscon Forte suspensión oral en sobres, que ayuda a combatir la sensación de ardor por reflujo y la acidez de estómago, en adultos y adolescentes mayores de 12 años. Con su doble acción, Gaviscon Forte combate el reflujo y la acidez formando una barrera protectora en el estómago que evita que los ácidos del estómago suban al esófago y neutralizando el exceso de ácido en el estómago para aliviar la sensación de acidez.

Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico. Si los síntomas persisten o no mejoran después de 7 días consulte a su médico. Gaviscon Forte suspensión oral en sobres es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

El contenido de este sitio web no es un consejo médico y está destinado únicamente a fines informativos.

Fuentes:

 

RB-M-104698

Artículo publicado el 24 de octubre de 2018