Breadcrumbs

La comida que acompaña a los grandes acontecimientos

Los alimentos nos proporcionan la energía que necesitamos para funcionar y nos aportan las vitaminas y los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Aunque esto sea cierto, muchas veces recurrimos a ciertos alimentos por otras razones distintas a, simplemente, alimentarnos.

Con la abundancia de tantos tipos de manjares, salados y dulces, por supuesto comemos cuando estamos hambrientos pero también cuando estamos contentos, tristes, en distintas celebraciones…

La comida en ocasiones especiales constituye una constante en nuestras vidas, pero, en ocasiones, podemos extralimitarnos. Comer demasiado puede suponer una gran experiencia para nuestros sentidos, pero no lo es tanto para el sistema digestivo, ya que éste tiene que trabajar para aprovechar los nutrientes y distribuirlos por nuestro cuerpo. ¿Te sientes cansado después de comer mucho? Esto ocurre porque tu sistema nervioso le está diciendo a tu cuerpo que se relaje para centrarse en la digestión de la comida[1].

Comer demasiado a veces puede causar ardor y acidez. Cuanto mayor es la cantidad de comida que ingerimos, mayor es la cantidad de ácido que necesita el estómago, por lo que hay más probabilidades de que este llegue al esófago y cause esa sensación de ardor en el pecho y malestar estomacal después de comer. ¿Cuándo solemos comer más? Aquí van algunas ideas:

Fiestas navideñas

Los periodos festivos son un momento del año durante el cual muchos de nosotros damos luz verde a comer y beber lo que nos apetezca. Esperamos durante todo el año para disfrutar de algunos platos, por lo que cuando llegan, sentimos que debemos aprovechar al máximo la oportunidad. En las fiestas navideñas, tendemos a no preocuparnos de si comemos postre para desayunar o disfrutamos picando de los restos durante todo el día por lo que es aconsejable, para las próximas fiestas navideñas que tengamos en cuenta que comer en exceso puede provocar que suframos malestar estomacal después de comer.

Cumpleaños

¡Todo gira en torno a ti durante este día! Posiblemente haya un gran desayuno esperándote y una tarta, pero cuidado con comer demasiado, ya que puedes sufrir el riesgo de sentir ardor o acidez. No dejes que cualquiera de ellos te arruine el día, piensa antes qué quieres comer y cuánto para tratar de no extralimitarte.

Celebraciones

Hay muchas razones para celebrar a lo largo de nuestra vida, ya sea nuestra propia celebración o la de un ser querido. Puede que se trate de una boda, la inauguración de una casa o el nacimiento de un nuevo miembro de la familia. Todos ellos, son momentos felices que nos gusta compartir con la familia y amigos. Un gran suceso requiere una celebración, y en ésta normalmente hay mucha comida. Pero hay que tener cuidado porque a veces ciertos tipos de comida causan acidez.

Corazón roto

Algunas veces pasamos por momentos tristes en los que también comemos sin estar hambrientos. Una ruptura sentimental puede ser un suceso doloroso en la vida de cualquier persona y tu comida favorita se puede convertir en un consuelo. No obstante, hay que tener cuenta que esa comida no nos produzca acidez (como el chocolate por ejemplo[2]). Un cubo entero de helado puede no causar ningún daño, pero no dejes que una mala alimentación se convierta en parte de tu día a día.

Estos son solo algunos ejemplos de diferentes momentos en los que, haya o no algo que celebrar, la comida está ahí para ayudarnos.


[1] http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/features/what-happens-when-you-eat-too-much-overeating-excess-biology-body-a6792081.html#gallery

[2] https://www.nlm.nih.gov/

Compartir