Saltar a página de contenido

Causas de la indigestión estomacal en el embarazo

Durante el embarazo se distinguen dos causas principales que pueden explicar la indigestión. Son las siguientes:

Cambios hormonales durante la gestación

Durante el embarazo se producen cambios hormonales que contribuyen a disminuir el tono de la musculatura lisa, lo que afecta a una válvula que se encuentra entre el estómago y el esófago y que funciona abriéndose y cerrándose para impedir el ascenso de jugos gástricos hacia el esófago. Su relajación permite que los ácidos estomacales, que deberían permanecer en el interior del estómago, asciendan más fácilmente desde este hacia el esófago.

Este movimiento es lo que ocasiona el conocido como reflujo gastroesofágico y la sensación de acidez. Además, el estómago durante la gestación tarda más tiempo en vaciarse y se reduce el peristaltismo, que son las contracciones musculares que se generan en el aparato digestivo con el objetivo de favorecer el tránsito de los alimentos a través de él (1) (2).

Lógicamente, no podemos aliviar la indigestión en el embarazo que se debe a las modificaciones que sufre el cuerpo en este periodo, pero, como veremos, sí hay algunos consejos relativos a la alimentación que ayudan a disminuir la incidencia de las molestias que hemos mencionado.

Presión del bebé sobre el área abdominal

A medida que el bebé crece en el interior del útero, va aumentando la presión que su cuerpo ejerce sobre los distintos órganos localizados en el abdomen de su madre. Este crecimiento afecta al sistema digestivo y repercute en las digestiones, haciéndolas más lentas. Al igual que sucedía con los cambios hormonales, esta presión no se resolverá hasta el nacimiento del bebé, pero sí es posible introducir en nuestra vida cotidiana una serie de medidas, como el cuidado de la alimentación y otras recomendaciones que explicaremos en el siguiente apartado, para ayudar a evitar la indigestión estomacal frecuente durante el embarazo.

Consejos para aliviar la indigestión en el embarazo

Las recomendaciones para aliviar la indigestión que puede experimentarse durante estos meses incluyen las siguientes medidas (1):

  • Aumentar la ingesta de líquidos fuera de las comidas.
  • Masticar despacio para favorecer la digestión.
  • Reducir el consumo de aquellos alimentos que desencadenen flatulencia, los de alto contenido en grasas, picantes, ultraprocesados o muy condimentados, bebidas con gas o cafeína y, por supuesto, alcohol y tabaco.
  • Optar preferiblemente por alimentos como cereales y verduras astringentes, carnes y pescados bajos en grasas o frutas menos ácidas.
  • Cocinar los platos hervidos, escalfados, a la plancha, al vapor y reducir las frituras.
  • Comer en pequeñas cantidades varias veces al día es mejor que ingerir comidas copiosas de golpe, lo que podría hacer que la digestión sea aún más lenta.
  • Mantener un peso saludable y si es posible practicar ejercicio a diario adaptado a las circunstancias individuales y previa aprobación de tu médico. Evita ejercitarte justo después de la comida.
  • Prevenir el estrés, por ejemplo, practicando técnicas de relajación o actividad física acorde a tu situación.
  • Dormir las horas necesarias.

Si a pesar de seguir estas recomendaciones sufres de indigestiones y buscas una solución, puedes consultar al farmacéutico sobre un tratamiento natural para la indigestión en el embarazo. Lo recomendable es optar un producto de venta en farmacias, cuya efectividad para aliviar las molestias estomacales esté probada y que ayude a proteger tu estómago y mejorar los síntomas de indigestión.

 

El contenido de este sitio web no es un consejo médico y está destinado únicamente a fines informativos.

 

Fuentes

Artículo publicado el October 4, 2021