Saltar a página de contenido

Como esta época del año es muy conocida por ser demasiado indulgente, hace que sea una de las épocas más difíciles del año para seguir un plan de alimentación saludable.

Causas del reflujo en el embarazo

Antes de hablar sobre las mejores formas de tratar el reflujo en el embarazo, queremos detallar cuáles son las principales razones por las que se da este problema digestivo.

Para comenzar, hay que tener presente que el propio embarazo puede causar reflujo gastroesofágico y otros malestares digestivos, como la acidez y los gases, debido principalmente al aumento del volumen abdominal y los cambios hormonales.

Además de los cambios ocasionados por la propia gestación, entre las principales causas del reflujo en el embarazo destacan:

  • Realizar comidas copiosas.
  • Comer deprisa.
  • Ingerir con frecuencia alimentos que pueden incrementar la posibilidad de sufrir reflujo, como el chocolate, los refrescos, las bebidas con cafeína, los cítricos o las comidas muy grasas.
  • Padecer obesidad.
  • Acostarse mientras se hace la digestión, es decir, cuando hace menos de 2 o 3 horas de la última comida.
  • Tener hernia de hiato.

Consejos para ayudar a evitar el reflujo en el embarazo

Como hemos mencionado ya, el propio proceso de la gestación produce cambios a nivel digestivo, por lo que tener reflujo y acidez es más frecuente de lo que pueda parecer. Aun así, hay formas de ayudar a prevenir este problema digestivo o, al menos, asegurarse de que no sea recurrente.

Para ayudar a evitar el reflujo en el embarazo, sigue estos sencillos consejos:

  • Sigue una dieta equilibrada, controlando la ingesta de alimentos ricos en grasa saturada o cafeína.
  • A la hora de comer, hazlo sentada en la mesa y con tranquilidad, pues estando acostada o de pie se dificulta la digestión. Recuerda también masticar bien los alimentos para que sean más fáciles de digerir.
  • Si te notas el estómago pesado nada más comer, levántate y pasea un poco tranquilamente para facilitar la digestión.
  • No te acuestes después de comer, ya que la postura horizontal dificulta la digestión y hace que los flujos gástricos suban con mayor facilidad, provocando el reflujo.
  • No bebas mucha agua durante las comidas, este hábito también hace que la digestión sea más lenta, pudiendo conducir al reflujo.
  • Es recomendable usar ropa holgada en la zona del abdomen. La ropa estrecha o ajustada te resultará incómoda y te hará más difícil la digestión, facilitando problemas de acidez y reflujo porque estará presionando la zona abdominal, incrementando la posibilidad de que el esfínter del esófago no cierre adecuadamente y el ácido estomacal suba.
  • En cuanto notes los primeros síntomas de reflujo en el embarazo, como ardor en el pecho, evita comidas copiosas, pasea un poco y tómate lo que te haya indicado tu médico para estos casos. De este modo, evitarás que el malestar sea duradero.

Habla con tu médico para que te indique las mejores pautas de alimentación en tu caso y síguelas adecuadamente, de este modo, evitarás también otras molestias digestivas propias de esta etapa.

Medicación para aliviar el reflujo en el embarazo

Cuando se trata de una molestia ocasional, es posible tratar el reflujo en el embarazo con la medicación adecuada, para lo que se recomienda consultar previamente a tu médico.

Los tratamientos incluyen medicamentos específicos para el reflujo gastroesofágico aptos para mujeres gestantes. Además, según la paciente, el especialista también puede recetar otras medicinas que, de forma conjunta, den como resultado un tratamiento más completo que pueda solucionar o mejorar la causa principal de este problema.

Dentro de la medicación para aliviar el reflujo, podrás encontrar Gaviscon y Gaviscon Forte. Ambos medicamentos están disponibles en dos formatos, comprimidos masticables o suspensión oral en sobres.

Usar bajo consejo médico o farmacéutico y siempre cumpliendo estas recomendaciones: limitar al máximo la duración del tratamiento y evitar la ingesta concomitante de leche y productos lácteos para prevenir el exceso de calcio.

Artículo publicado el October 16, 2018