Saltar a página de contenido

Estas son las causas comunes de la indigestión

Cuando se presenta, es normal que te preguntes ¿por qué tengo indigestión? Esta molestia puede presentarse por varias causas, a continuación, te detallamos los factores de riesgo más frecuentes que pueden desencadenar una indigestión (1):

  • Dieta: una alimentación que apenas incluye fibra y sí un exceso de féculas y de especias predispone a sufrir indigestiones. Se incrementa el riesgo si, además, comemos casi sin masticar o sin un horario más o menos regular.
  • Estrés: el estrés va a afectar tanto a nivel físico como psicológico. En el caso del sistema digestivo, actúa reduciendo el flujo sanguíneo y las secreciones, lo que dificulta las digestiones.
  • Vida sedentaria: la falta de ejercicio repercute en el buen funcionamiento del aparato digestivo y contribuye al aumento de peso. Además, una vida sedentaria favorece la relajación de la pared abdominal, esto puede ocasionar la acumulación de gases y el movimiento lento del intestino, lo que se traduce en la aparición de estreñimiento, distensión abdominal, eructos y pesadez estomacal.

¿Qué comer después de una indigestión?

Una vez que el malestar se presenta, es normal preguntarse qué comer después de una indigestión y de qué alimentos es mejor limitar si nos encontramos en esta situación con el fin de aliviar el malestar lo antes posible.

Alimentos que comer después de una indigestión

Si es tu caso, te recomendamos que consumas alimentos de fácil digestión para evitar volver a forzar el estómago (3):

  • Caldo preferiblemente de verduras o, al menos, desgrasado.
  • Para beber se recomiendan caldos e infusiones como la manzanilla, la melisa, la hierbaluisa o la menta poleo.
  • Verduras y hortalizas con efecto astringente, como las zanahorias.
  • Frutas como la manzana rallada, el membrillo, el plátano maduro, las compotas y los zumos de frutas que no sean ácidas.
  • Arroz, sémola, pasta y patata hervida.
  • Carnes magras o no grasas.
  • Pescados blancos.
  • Huevos escalfados, pasados por agua o en tortilla, siempre que se haga con un mínimo de aceite de oliva.

Qué alimentos debemos reducir si tengo indigestión

Hay algunos alimentos que no es recomendable que consumas en exceso, pero, además, es recomendable vigilar la forma en la que comes para favorecer una buena digestión. Por eso es recomendable seguir estos consejos (3):

  • Evita o reduce al máximo las frituras, las salsas, las especias, los embutidos, las legumbres, las frutas ácidas, la mantequilla o la margarina y los frutos secos. En cualquier caso, no tomes aquellos alimentos que sientes que te provocan la indigestión.
  • También conviene no consumir bebidas con gas, cafeína ni alcohol.
  • Come varias veces al día pequeñas cantidades y evita las comidas copiosas.
  • Debes sentarte a la mesa para comer en un ambiente relajado y masticar bien cada bocado antes de tragarlo.
  • No realices ejercicio justo después de la comida. Tampoco te acuestes nada más acabes de comer o cenar, pues este hábito dificulta una correcta digestión y puede dar lugar a la aparición de otras molestias, como el reflujo.
  • No utilices prendas de ropa que te aprieten la cintura.
  • Adopta un estilo de vida saludable para evitar el sobrepeso y reducir el estrés, no fumes y no te automediques.

Si a pesar de seguir estas recomendaciones sufres de indigestión o malestar estomacal, puedes optar por un producto para la indigestión con ingredientes de origen 100% natural disponible en farmacias, eficaz y que ayude a proteger tu estómago y evitar el contacto con los jugos gástricos.

Consulta al farmacéutico sobre las alternativas naturales para tratar la indigestión y aliviar tu malestar de forma efectiva.

 

El contenido de este sitio web no es un consejo médico y está destinado únicamente a fines informativos.

 

Fuentes

Artículo publicado el October 4, 2021