Breadcrumbs

Historias reales: ardor y acidez durante el embarazo

Durante el embarazo, tu cuerpo experimenta muchos cambios, algunos son visibles mientras que otros no. Aquellas comidas que antes te encantaban, ahora puede que te causen náuseas y las actividades que encontrabas divertidas, pueden parecer ahora imposibles.

El ardor y la acidez es algo que muchas mujeres embarazadas sufren. Por ello, le preguntamos a dos mujeres qué fue lo peor de sufrir ardor y acidez mientras estaban embarazadas.

Catherine; Mamá de dos niños; 35

“El ardor y la acidez son, sin duda, parte de esa cara no tan bonita del embarazo. Tu útero se hace más grande, por lo que presiona en el estómago y el ácido es conducido hacia arriba.

Sufrí ardor durante mis dos embarazos, hasta que fui al médico ya que pasé el último mes y medio de mi embarazo durmiendo, literalmente, en posición vertical.

Para cuando llegó el segundo embarazo, ya estaba más preparada. Comencé a comer menos cantidad y a llevar una alimentación más regular. Comía más despacio e intentaba usar ropa ancha. Con estos pequeños cambios conseguí hacerlo más soportable. ¡Algo es algo!

Si estás embarazada y sufres ardor, no lo dejes pasar y consulta con tu médico.”

Patricia; Mamá de dos niños; 33

“No quiero decirle a la gente qué debería o no debería comer cuando están embarazadas y sufren ardor o acidez, pero lo que sí me ayudó a mí fue intentar evitar lo siguiente:

- Té y café.

- Chocolate.

- Bebidas con gas.

- Comida picante, grasa y frita.

- Tomate y mostaza.

- Frutas y bebidas cítricas.

Sé que parece que estás sacrificando demasiado pero, en mi caso, noté la diferencia cuando me di cuenta de que estos eran algunos de los principales causantes de mi ardor y acidez. ¡Incluso lo son para aquellas personas que no están embarazadas!

Puede darse el caso de que sean algunos de estos alimentos los que te causen ardor y acidez, y no todos ellos. Pero siempre es mejor prevenir que curar, ¡creo yo!”

Si estás embarazada y sufres de ardor debes saber que no es necesario que siga siendo así. Por supuesto, si no estás del todo segura de aquello que puedes tomar, puedes consultar a tu médico.

Compartir