Breadcrumbs

Qué comer para evitar el reflujo

El reflujo aparece cuando el ácido del estómago sube hacia al esófago. En ocasiones, puede presentarse tras las comidas y los principales síntomas son: regurgitación, ardor, picor, carraspera o mal sabor de boca. El tratamiento de esta condición normalmente consiste en saber qué comer para evitar el reflujo y, siempre que sea necesario, puede complementarse con la toma de ciertos medicamentos para neutralizarlo.

Si el paciente presenta reflujo con frecuencia (más de dos veces al mes), es necesario consultar al médico para evaluar el problema, pues esta afección requiere tratamiento especializado.

La importancia de cuidar tu alimentación si sufres reflujo 

Igual que existen ciertos alimentos que pueden aumentan la posibilidad de sufrir los síntomas del reflujo, es posible seguir una dieta para disminuirlo. En la mayoría de los casos, basta con cuidar la alimentación para combatirlo, por ello es importante tener claro qué comer para evitar el reflujo con el fin de incorporar estos ingredientes en el día a día.

Si padeces esta condición, existen una serie de alimentos que deberás evitar en la medida de lo posible:

  • Los productos grasos: carnes rojas, frituras, salchichas o beicon. El exceso de grasa hace que la comida perdure más tiempo en el estómago, aumentando de ese modo la aparición de reflujo.
  • La leche: aunque muchos no lo saben, los lácteos también contienen una gran cantidad de grasas. Por lo tanto, es mejor optar por la leche descremada o sin lactosa y los yogures light; a su vez, hay que desechar la leche entera y la leche con chocolate.
  • Las bebidas alcohólicas: estas deben quedar totalmente descartadas, pues tienden a irritar el estómago y aumentar la probabilidad de sufrir reflujo.
  • Los refrescos y el agua con gas: estos tampoco son aconsejables, pues potencian la presión en el interior del estómago.
  • La cafeína: tanto el té, el café o el chocolate favorecen la aparición del reflujo al provocar la estimulación del estómago.
  • Los carbohidratos simples: es decir, los que se encuentran en la pasta, el pan y la harina. Su acción restringe la fuerza del esfínter, la válvula que cierra el paso entre el estómago y el esófago, lo que ayuda a que tengamos reflujo.
  • Los alimentos picantes: estos irritan el estómago y son, de hecho, una de las principales causas de la aparición de acidez.

Por otro lado, también es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos para tratar el reflujo:

  • Aumenta el consumo de frutas y vegetales en la dieta, así como de alimentos ricos en fibras y productos integrales.
  • Se aconseja hacer varias comidas cada 2 o 3 horas para, así, comer menos cantidad y evitar la sensación de hinchazón.
  • Es mejor beber agua antes de las comidas que durante ellas. De esa forma, no solo protegemos las paredes del estómago, sino que nos saciamos y evitamos comer en exceso.
  • Hay que cenar 2 o 3 horas antes de irnos a la cama para hacer bien la digestión y evitar el reflujo en las noches, una condición muy común que puede ser fácilmente prevenida con los hábitos adecuados.
  • Evitar el uso de ropas apretadas, principalmente durante las comidas y a la hora de dormir, pues estas pueden aumentar la presión en el estómago y favorecer el reflujo.

Además de seguir una dieta variada y equilibrada, puedes aliviar el ardor por reflujo con medicación especializada, como Gaviscon Forte suspensión oral en sobres, que gracias a su doble acción alivia los síntomas del ardor y la acidez de estómago, en adultos y niños mayores de 12 años. Gaviscon Forte en comprimidos masticables o el formato suspensión oral en sobres forman una balsa protectora en la boca del estómago, evitando que los ácidos suban hacia el esófago y combatiendo así la sensación de ardor. Adicionalmente, neutraliza rápidamente el exceso de ácido en el estómago combatiendo la sensación de acidez.

Qué comer para evitar el reflujo 

Por suerte, también hay alimentos que reducen la posibilidad de sufrir e esta condición, por lo que es importante tenerlos en tu despensa. Gracias al siguiente listado, sabrás qué comer para evitar el reflujo y acabar con él:

  • Las frutas y verduras: estas son muy importantes en la dieta para el reflujo. Los vegetales prácticamente están todos permitidos. En cuanto a la fruta, resultan muy aconsejables las peras, el melón, las fresas, los plátanos y las manzanas.
  • El pescado y las carnes bajos en grasas: como el pollo y el pavo. Estos, al contener menos grasa, nos facilitarían la digestión y evitaríamos, así, el reflujo estomacal.
  • Lo que sí puedes beber: las bebidas que no aumentan la aparición del reflujo son el agua, los zumos que no hayan sido elaborados con cítricos y todo lo descafeinado.
  • Los caldos bajos en grasa: el caldo, al contener en su gran mayoría agua, resulta muy fácil de digerir, además de que nos sacia rápidamente. De este modo, podríamos disfrutar de un plato saludable a la par que delicioso, sin tener que preocuparnos del reflujo.
  • Dulces y postres bajos en grasa: por supuesto, también podemos darnos nuestros caprichitos, siempre y cuando los dulces que consumamos sean bajos en grasas para evitar el reflujo gástrico.
  • El aceite de oliva: este es saludable, pero hay que consumirlo con cierta moderación. Además, existen aceites con un sabor intenso, con los que se hace necesario añadir poca cantidad a las comidas, ya que de lo contrario podríamos sufrir reflujo. Recuerda que, aunque puedes consumir aceite de oliva con moderación en las comidas, las frituras deben evitarse al máximo.
  • Los cereales integrales: estos son muy buenos tanto para nuestra salud como para nuestro reflujo. Al ser más naturales que los refinados (los cuales suelen llevar mucho azúcar), nuestro estómago no tiene que trabajar tanto para digerirlos y, por ende, evitamos padecer de reflujo.

Recuerda la importancia de cuidar tu dieta, restringir ciertos ingredientes y sumar estos alimentos para evitar e reflujo y sentirte mucho mejor.

Lee las instrucciones de este medicamento y consulta al farmacéutico. Reckitt Benckiser Healthcare, S.A